Sánchez-Toledo & Asociados
Sánchez-Toledo & Asociados
Sánchez-Toledo & Asociados
Unipresalud – 728
Unipresalud – 728
e-coordina – 220
UOC
UOC
Artículos:

Sobre el autor:

Javier Cassini Gómez de Cádiz

Javier Cassini Gómez de Cádiz, Licenciado en Psicología por la Universidad de Granada y especializado profesionalmente en el ámbito de los Recursos Humanos y la Gestión de Personas, inicia su labor profesional en 1.988 para, en 1.995, imbuirse directamente en el campo de la Prevención de Riesgos Laborales. Actualmente es socio director de la la Auditora de Sistemas de Gestión de Riesgos Laborales PREVYCONTROL.

3 Comments

  1. 1

    Guillermo

    Javier yo creo que más que con cierta periodicidad, podríamos hablar de que cuando las evidencias lo pongan de manifiesto ¿no crees?

  2. 2

    Javier Cassini Gómez de Cádiz

    Gracias por tu lectura y comentario Guillermo. Yo creo que si esperamos a tener evidencias, depende del caso, puede ser tarde. Nos dedicamos a la prevención y eso supone actuar antes de que las cosas sucedan. Un cordial saludo.

  3. 3

    jfernandez@grupoinprex.com

    Javier, interesante reflexión, enhorabuena por la exposición.

    Según mi humilde criterio, creo que el verdadero problema radica en la detección a tiempo de esa “situación” de especial sensibilidad que pudiera llegar a tener un trabajador en un determinado momento. Está claro que si el trabajador no la manifiesta y expone, es posible que pase desapercibida o no sea tratada como debiera hacerse.

    Si partimos de que el empresario debe garantizar la protección de sus trabajadores, deberá disponer los medios más adecuados para detectar estas situaciones. A través de reconocimientos médicos específicos y evaluaciones de riesgos periódicas se puede dar cumplimiento “formal” a este problema, pero como técnicos que somos, sabemos que esa no es la solución porque la realidad es otra (los reconocimientos no siempre se realizan y las evaluaciones no suelen tener una periodicidad efectiva para detectar este tipo de situaciones).

    Tal vez la solución pase por establecer un Procedimiento que se incluya en el Sistema de Gestión de la empresa, donde se establezcan los cauces y las medidas que se deben tomar para detectar este tipo de situaciones. Se establecerá una periodicidad y una forma de operar, que posteriormente será revisada y auditada para garantizar su buen funcionamiento. Quizá aquí, la participación de los trabajadores sea de vital importancia.

    Una vez más se evidencia que la Prevención, si queremos que sea eficaz, debe ser algo vivo, en constante evolución y revisión.

Deja un comentario