ad
ad
ad
diseño web en cordoba

Sobre el autor

Lucia Risueño

Licenciada en Psicología Social y Organizacional, además de Técnico Superior en PRL, fui becada por el INSHT, donde aprendí a adoptar el más firme criterio científico, técnico y legal. Con la inquieta mentalidad que me caracteriza, procuro resolver cuántos problemas se me plantean para mejorar la gestión de la PRL y las condiciones de trabajo, a través de diversos proyectos y actividades, en los que analizo la situación desde todas las perspectivas posibles. El asesoramiento y la divulgación de la PRL son las principales herramientas con las que trato de conseguirlo. Entre mis deseos está lograr pronto la dignificación de esta maravillosa profesión

7 Comentarios

  1. 1

    jferlop

    Estoy muy de acuerdo con el diagnóstico y con el tratamiento, aunque reconozco la dificultad de conservar la ilusión inicial con la que, la mayoría, empezamos en este apasionante campo profesional.
    Agradezco a la autora la exposición de un punto de vista que no siempre expresamos con la misma claridad, especialmente en lo que respecta a nuestra propia responsabilidad como técnicos.

  2. 2

    imalix

    Lucia me parece muy acertada tú reflexión, esto me recuerda el cuento del «Rey Desnudo» dónde nadie se atrevía a contar la verdad.
    Felicidades!!!

  3. 3

    Juan Pedro Sánchez

    Excelente artículo, Lucía! Enhorabuena.

    Desde mi punto de vista, es cuestión de educación y madurez el que lleguemos a ese #QueremosPRL.

    Ocurre con la mayoría de cambios que tratamos de introducir en las organizaciones empresariales (en mi caso con la prevención y promoción de la salud psicosocial a través del liderazgo y las prácticas saludables).

    Tenemos tan arraigada la cultura de reacción que la prevención no la vemos, aunque sea obligatoria.

    Una vez me dijo un director general que no quería hacer una evaluación de riesgos psicosociales porque «ya tenía suficientes problemas como para poner más encima de la mesa», como si el no querer verlos hiciese que ya no existieran y por lo tanto, no se produjese su efecto en la productividad. Cuestión de madurez y ajuste del sistema de creencias.

    Un cordial saludo y felicidades por tu post.

  4. 4

    PRLWorld

    Excelente reflexión me quedo con «me atrevería a afirmar que la PRL sólo nos importa a los que nos dedicamos a ella»
    Gracias

  5. 5

    lrisueno

    Gracias compañeros, por parar unos minutos a leer el artículo.
    No sé si alegrarme por compartir la visión o si preferiría que me dijerais cuán equivocada estoy.
    En todo caso, soy de las que piensa aquello de «al toro, por los cuernos».
    Sólo así podremos mejorar y conseguir nuestros objetivos.
    Saludos y agradecimientos.

  6. 6

    maitines

    Paisana, por desgracia un pesimista es un optimista con datos………..

    Bueno, que no piense nadie que somos pesimistas, nada más alejado de un técnico de PRL. Creo que todos somos optimistas y tenemos mucha ilusión por nuestro trabajo. También tenemos muchos datos….
    Felicidades Lucía !!!
    Juan José Agún.
    Prevencionista ilusionado 🙂

  7. 7

    Marisa Toral

    Triste, pero real. La PRL importa poco y eso desmotiva. Creo que el marco legal, tal como está planteado, no ayuda nada a mejorar la eficacia y la imagen de la prevención. Pero no hay voluntad de cambiarlo, una pena…

Deja un Comentario